Muchas personas son adictas a los hidratos de carbono sin darse cuenta. Necesitas comer pasta, patata, arroz refinado cada día porque el cuerpo te lo pide a gritos? necesitas tus dosis de azúcar en forma de chocolate, pasteles, galletas, bollería … a diario? no puedes pasar un día sin dejar de comer hidratos de carbono?

¿Sabes? quizás este texto te haga entender que hay detrás de todo ello. Tonterías las justas.

¿PORQUE SE DA LA ADICCIÓN A LOS HIDRATOS DE CARBONO Y DULCES REFINADOS?

Cuando consumes hidratos de carbono estos son metabolizados por el organismo liberando una gran cantidad de glucosa. La glucosa da energía. Es nuestra gasolina. Si se toma en exceso el cuerpo recibe un “chute» de glucosa y el cerebro, que es el principal «consumidor» lo recibe con plena satisfacción y por consiguiente libera serotonina que es un neurotransmisor que nos genera “placer”, “satisfacción” y «hacernos sentir bien».

¿QUÉ OCURRE EN TU INTERIOR CUANDO HAY ADICCIÓN A LOS HIDRATOS DE CARBONO Y DULCES REFINADOS?

La insulina es una hormona que es segregada por el páncreas cuando hay demasiada glucosa en sangre con el objetivo de bajarla en picado hasta establecerse en niveles adecuados. Cada vez que se consumen hidratos de carbono simples o refinados se da esta situación. El problema está cuando esta operación es demasiado habitual y gran cantidad de veces al día, entonces se produce el conocido “efecto montaña rusa” (subidas y bajadas de azúcar en sangre). Cada vez se necesitará más dosis de insulina para nivelar el mismo efecto, agotando y lastimando al páncreas hasta el punto en que este ya no reacciona con la misma efectividad dando lugar a la conocida “Resistencia a la Insulina”.

¿PORQUÉ NO PUEDO DEJAR DE COMERLOS?

Los Hidratos de carbono consumidos en exceso y de forma continuada generan una adicción similar o igual a las drogas generando que el cuerpo cada vez necesite más cantidad para que la serotonina generada te haga sentir la misma satisfacción que al principio cuando le dabas en dosis aconsejadas.

El efecto montaña rusa, provoca que tus niveles de energía y ánimos estén de subida y de bajada, dando lugar a un consumo compulsivo y sin control de hidratos de carbono con la necesidad de volver a sentirte con ánimos y contento de nuevo.

Esta misma montaña rusa es la que te hace perder el control produciéndote ansiedad y apego máximo a los azúcares. A veces compararlo con los vaivenes que tiene un drogadicto (droga dura, tabaco, alcohol … lo que sea) parece un poco disparatado, pero sólo los que sufren de adicción a los hidratos lo saben mejor que nadie. El deseo es tal que hacen lo que sea para conseguir de nuevo sus dosis y volver a renacer siguiendo el círculo vicioso.

RESUMEN DE LO QUE OCURRE EN TU INTERIOR:

Consumo de HC -> aumenta la glucosa en sangre y se libera serotonina -> páncreas segrega insulina -> baja la glucosa en sangre -> en intervalos de 1-2h bajan tus ánimos y energía -> tu cuerpo y mente vuelven a pedirte un chute de HC.

¿CONSECUENCIAS DE LA RESISTENCIA A LA INSULINA?

FATALES!

Ahí es el punto donde la persona puede desencadenar una diabetes, empezar a «fabricar» colesterol o volvernos hipertensos.

La suma de estos 3 síntomas se le conoce como Síndrome Metabólico, que se ha convertido en la epidemia del S.XXI. La grasa se deposita en la cintura y la obesidad se va haciendo más visible y evidente.  Entras en un círculo vicioso de descontrol.

¿SE PUEDE FRENAR ESTA ADICCIÓN?

Por supuesto!

Necesitas un cambio radical de dieta. Alimentarte con alimentos sanos y naturales y eliminar por completo los alimentos industriales repletos de azúcares, químicos, grasas, aditivos, etc. Pásate al consumo de hidratos de carbono integrales, de calidad y de bajo índice glucémico. (ssshht! lo integral enlentece la absorción de glucosa y el bajo índice glucémico hace que la montaña rusa se convierta en un vaivén más equilibrado).

Que abunde el dulzor natural de las frutas, verduras dulces, frutas secas, bebidas edulcoradas con estevia. Dale proteínas a tu organismo para sentir saciedad. Necesitas reorganizar tus menús diarios y conocer los sustitutos convenientes cuando se dé tal situación. No es un trayecto senzillo y no todo es tan bonito como parece. Evidentemente me salto muuuuchos pasos, consejos y cosas que deberías hacer para solucionar tal adicción, pero entiende que cada cuerpo y persona es distinta y hay que tratarla como tal y realizar un buen trabajo personalizado 100%.

Si me necesitas, sabes donde encontrarme 😉

Es de suma importancia el tema emocional. Plantéate que problemas de tu vida debes resolver. Míralos a los ojos, acéptalos y busca soluciones. No los apartes! si lo haces, la vida misma te los volverá a poner delante hasta que aprendas el motivo por el cual están allí. ¿Te das cuenta de lo maravillosa que es la vida? Te pone una y otra vez la misma situación o problema delante, sólo para que elimines los miedos y des el paso a averiguar  que hay detrás de ellos, y ¿sabes que? cuando coges el toro por los cuernos, lo miras a la cara, lo aceptas y lo dejas ser, entonces aparece la magia … todo se desvanece.

Gracias, gracias, gracias

Un fuerte abrazo <3 <3 <3

Mylenne

 

 

 

Foto: Veronique Beranguer