¡Qué dilemas!

Cuando eres madre primeriza, el campo de la alimentación es un pilar fundamental que causa ocupación y preocupación.

Tras un largo período leyendo, escuchando, preguntando, mirando y sobre todo pensando y escogiendo cual va a ser la técnica que vas a llevar a cabo con tu bebé, llega el momento de introducir la alimentación complementaria y te das cuenta de que quizás, todavía no sabes lo suficiente y dudas si lo estarás haciendo bien o te estarás quedando a medias.

Ahora te voy a hablar en base a mi experiencia personal. Es solo MI experiencia, por lo que no intento que te compares conmigo ni tan solo dejar entender que deberías compartir mi opinión. Como dijo Frida Kahlo -no pretendo que pienses como yo, tan solo pretendo que pienses-.

A mi parecer, tanto practicar la técnica de Baby Led Weaning  como ofrecer los alimentos sólidos en textura de papilla son ambas buenas elecciones, ninguna de ellas es mejor que la otra y las dos en paralelo se complementan a la perfección.

En mi recomendación te diré que no escojas por moda, por influencias o influyentes ni por lo qué dirán los demás.

  • Escoge en función de cómo tú estés preparada para ofrecerlo y según te dé seguridad al ofrecerlo.

Con 5 meses, mi hija demostraba un fuerte interés por probar alimentos sólidos. Al cumplir los 5 y medio «comió» su primer trozo de pera.  Me originaba dudas ofrecerle un trozo delgado del tamaño de un dedo tal y como dice cortar la técnica de BLW. Pensé que se podría atragantar metiéndoselo todo en la en la boca porque es un poco bestia a veces. Me atreví a darle la pera madura tal cual. La corté por la mitad eliminando el tronco central y pelando una parte de la piel dejando otra para que no se deslizaran sus dedos. Ello me dio total seguridad al dársela porque fue sin lugar a dudas MI decisión. Y realmente fue lo más acertado.

Lo mismo ocurrió con el pescado que una vez cocido se lo doy, incluso a día de hoy que ya tiene 9 meses, con mis dedos a su boca por si quedara alguna espina por allí. Si le pongo el pescado en un plato, ella misma coge demasiada cantidad y aunque el BLW vaya de esto, a mí genera inseguridad.

Las legumbres se las trituro junto con verdura a modo de puré y con el pollo hago lo mismo. Sí, en puré. En triturado y con cuchara.

Ahora bien, las judías verdes, la tortilla, el melón, la sandía, el kiwi, la berenjena, el calabacín y otras frutas y verduras las coge ella solita con las manos, ya que le es muy sencillo y práctico de comer.

No me preocupa lo más mínimo ofrecerle trozos para que los coma ella, trozos que le doy yo directos a la boca o bien ofrecerle textura de papilla. Voy escogiendo en función de lo que me genera más tranquilidad según el alimento.

  • Escoge en función de cómo veas a tu bebé preparado para ingerir y según su interés por la comida.

Es muy importante que tu bebé muestre señales de interés por la comida para empezarla a introducir, así como es muy necesario, que aguante el tronco recto (la espalda) cuando esté sentado.

No es necesario que haya cumplido los 6 meses y 1 hora para empezar con la alimentación complementaria, ni tampoco debes preocuparte si no lo ha hecho con 7 u 8 meses siempre que la lactancia materna o artificial sea la base. No tardará mucho, tranquila!

Otra cosa importante es que ellos no necesitan que les compres una trona para comer. Esto es solo una decisión cómoda del ego adulto.

Los bebés prefieren que mamá o papá les dé de comer sentados en su regazo, siempre que se aguanten por sí mismos con la espalda recta. Es totalmente apto que lo hagan así y muchísimas culturas sin recursos todavía siguen esta práctica tan acertada.

Cada peque es un mundo y muy pocos son de libro.

  • Lo MÁS primordial para Mí, es que en cualquiera de las 2 prácticas dejes que tu peque tenga TOTAL AUTONOMÍA DE DECISIÓN.

Un bebé es una persona y es importantísimo que se le trate y respete como tal aunque sea pequeño/a y tenga poca experiencia. Explicar para que ellos entiendan y respetar su decisión, tendría que ser nuestro «debería» cotidiano.

Aceptar que no coma si no tiene hambre, aceptar que coma sólo 2 cucharadas si así lo decide, aceptar que quiera repetir, aceptar que no le guste una textura, aceptar que un día quiera que seas tú quien le dé de comer en tu regazo, aceptar que no le guste un alimento, aceptar que ni una más ni una menos de las cucharadas y sorbos que él/ella decida… ACEPTAR QUE EL/LLA ES UN SER CON TOTAL AUTONOMÍA DE DECISIÓN SOBRE SÍ MISMO EN TODOS LOS ASPECTOS DE SU VIDA.

Quiero terminar recalcando que hasta que el bebé no ha cumplido mínimo 1 año, la lactancia materna o artificial siguen siendo la alimentación base e irremplazable. La alimentación complementaria es un complemento, un más a más para completar con sus necesidades alimentarias  y para que el bebé se vaya introduciendo en el mundo de la alimentación sana y saludable.

Deja que tu propio YO guíe tus pasos para que Tu maternidad sea solo TUYA. Solo así acompañarás a tu bebé de la mejor forma haciéndote sentir plena, confiada y feliz y siendo tu peque un reflejo de ti en estas 3 cualidades con el paso de los años.  

GRACIAS!