Dieta Paleo, paleolítica, paleodieta, ancestral, evolutiva… muchos son los nombres con lo que se refiere a la dieta que la dieta diseñó para nosotros, los humanos.

¿Qué tiene que ver con nosotros la gente del Paleolítico?

Análisis del ADN indican que en 40.000 años los seres humanos no hemos cambiado casi nada genéticamente (en concreto el genoma humano ha cambiado sólo un 0.02%) y ello indica que nuestras necesidades dietéticas son las mismas que las de ellos. Fue la naturaleza misma quien diseñó el plan alimenticio más óptimo para el cuerpo humano. Cazar, pescar y recolectar lo que la naturaleza misma generaba, antes de que la gente empezara a cultivar alimentos y criar animales.

Necesitamos dar a nuestro cuerpo los alimentos por los que fuimos creados.

¿Qué pasa si a tu coche diésel lo repones con gasolina? Tu motor dejará de funcionar. Esto mismo es lo que le pasa a nuestro cuerpo. Si le damos los alimentos actuales: cereales y legumbres, azúcar, grasas saturadas, lácteos animales de mala calidad y excesos de sal dejará de funcionar de una manera eficiente, creará inflamaciones y enfermará.

¿Porque se eliminan cereales y legumbres? El cereal y la legumbre han sido siempre aceptados como saludables pero debes saber que estos productos son generalmente inapropiados para el consumo humano ya que nuestro sistema digestivo y nuestros genes no han tenido tiempo para adaptarse a la estructura proteínica de los granos y la carga excesiva de carbohidratos de todas las formas de granos cultivados, incluidos los integrales. Otra razón simple para entenderlo, es la siguiente. Cuando a un alimento, como la legumbre, para hacerla digestible al cuerpo humano hay que remojarla previamente 8 horas, cambiarle de agua, hervirla en olla presión durante 3-4 horas y mil y un trucos más que llevamos a cabo para que reblandezca, ya nos está indicando que es poco o nada digerible y por ello habrá problemas digestivos. No es un alimento adecuado. Lo mismo pasa con el cereal. Hay cocineros que recomiendan poner el cereal integral a remojo previamente o bien saltearlo un rato antes de un hervido un mínimo de 40 minutos. Vuelvo a reiterar, que todo esto lo hacemos para hacerlo digestible, sinó sería impossible. Crees entonces que es un alimento hecho para nosotros?

Aun así, si tienes una buena salud, puedes integrarlos de vez en cuando de forma ocasional  per sobretodo asegurándote de una buena cocción.

La Paleodieta no es una dieta más baja en carbohidratos. Ya que introduce hidratos de carbono naturales procedentes de frutas, verduras, tubérculos como la patata y el boniato en su justa medida, plátano macho, semillas, germinados y los frutos secos.

La Paleodieta no es una dieta más baja en grasa. Introduce las grasas buenas (monoinsaturadas y poliinsaturadas w3>w6 en equilibrio) procedentes de los alimentos naturales: pescados azules, carnes de calidad, aceite de oliva y de coco, aguacate, semillas y frutos secos. Es por lo tanto una dieta rica en grasas beneficiosas y nula en grasas dañinas o perjudiciales.

La Paleodieta no es una dieta hiperproteica. Aunque sea una dieta rica en proteínas, también abundan los azúcares naturales de las frutas, las verduras, semillas y tubérculos, que son lo que la diferencia de las demás para no entrar en cetosis ni acidificar el ph de la sangre.

La Paleodieta es una dieta de por vida. Te brinda salud, energía, buen descanso nocturno, buena función cerebral, elimina el acné, no contribuye a generar osteoporosis sino todo lo contrario, reduce el asma. Mantienen el colesterol, el azúcar en sangre y la presión sanguínea a raya. Es una dieta excelente en casos de Síndrome X (colesterol, enfermedad cardíaca, dislipemia, obesidad, diabetes tipo II, hipertensión…), te hace adelgazar hasta regular tu peso, brinda al cuerpo de energía óptima e infinidad de beneficios más, entre los más indiscutiblemente importantes: LA DESINFLAMACIÓN DE TU CUERPO Y ÓRGANOS.

Las 11 claves de la Paleodieta:

  1. Comer una cantidad adecuada de proteína animal procedente de carnes de buena calidad ecológicas o de pasto, los pescados salvajes (casi todos los de tamaño pequeño que encontrarás en las pescaderías, lo son), el huevo y las de procedencia vegetal como las semillas, las algas y los germinados.
  2. Comer el doble de verduras que de proteína en una misma comida.
  3. Comer carbohidratos buenos procedentes de frutas, tubérculos y verduras frescas. No integra los procedentes de los cereales, legumbres ni azúcares refinados.
  4. Consumir gran cantidad de fibra procedente de la fruta, verdura, semillas y frutos secos.
  5. Consumir grasas buenas y saludables (monoinstauradas y poliinsaturadas equilibrando el consumo de w3 y w6 por igual) como el aceite de coco, ghee, aceite de oliva, aguacate .. No al consumo de grasas saturadas malas y perjudiciales (las industriales).
  6. Comer alimentos altos en potasio y bajos en sodio.
  7. La leche de vaca para las vacas! Sólo son aceptables los lácteos de cabra u oveja ecológicos y de forma ocasional. Pásate a la leche de almendras, coco, avellana … sin azúcar añadido!
  8. Comer gran cantidad de alimentos alcalinos. Frutas y verduras.
  9. Comer alimentos ricos en fitoquímicos, vitaminas, minerales y antioxidantes.
  10. Super importante el consumo de alimentos ricos en Vitamina A, Vitamina D, Ácidos grasos omega 3, Yodo, Selenio y Zinc. Todos ello ayudan a desinflamar órganos y por ende a mejorar sintomatologías y enfermedades diversas.
  11. Ejercicio físico a diario. El cuerpo humano está hecho para movernos. Ejercítate cada día y plantéate una paleo vida en lugar de sólo seguir la paleo dieta. El 50% de los beneficios para nuestro cuerpo provenien de una buena ejercitación física. No olvides para nada este último punto. Y para más información: Haz ejercicio en ayunas!

Estas 10 claves son las que se siguieron durante 2 millones y medio de años. Y estas consiguen optimizar tu salud, reducir al mínimo el riesgo de enfermedad crónica y hacer desaparecer el exceso de peso.

¿Porque es una dieta que ayuda a eliminar kilos de más y adaptar a tu cuerpo al peso correcto?

Muy sencillo. El organismo es capaz de guardar solo una pequeña cantidad de carbohidratos de disponibilidad rápida. Son depositados en los músculos, bajo el nombre de glucógeno. Una vez las despensas están llenas, el resto de hidratos consumidos son almacenados en forma de grasa para generar energía en un futuro. El estilo alimenticio del paleolítico hacía mantener la insulina a raya, consiguiendo que el cuerpo obtuviera la energía de sus depósitos de grasa, por lo que era imposible encontrar ningún cuerpo obeso.

Creo que nuestro error es ir demasiado rápido y no darnos tiempo para pensar. El dinero, la industria, los avances destructivos actuales y los miles y miles de nuevos productos alimenticios que generan las grandes marcas están destruyendo nuestra salud y enfermando nuestro cuerpo a pasos agigantados.

Para estar saludable, haz caso a la naturaleza por la que fuiste cread@. No todo son extremos. Si quieres cambiar tu dieta empieza paso a paso. Hay alimentos actuales que se pueden incorporar esporádicamente sin alterar tu salud e inclusive beneficiándote.

Si quieres dar cambios en tu estilo de alimentación, cuenta siempre con un dietista. No todo es tan fácil como parece. Los profesionales estamos aquí para guiarte, ayudarte y enseñarte.

Cuenta conmigo y cuenta con Dietista Natural.

¡Salud!