Como mantenerte saludable en un mundo enfermo? Es una gran paradoja que parece imposible. Aquí, ahora y hoy os la intentaré responder.

 

Cualquier día entre semana es ideal para ir al supermercado y llenar el carrito de productos alimentarios industriales, entre los cuales figurarán la última novedad de cereales y galletas comerciales, una super pizza envasada para el viernes noche, unas croquetas por si a caso, una poco de crema de chocolate para endulzar les tardes aburridas, unas patatas fritas de sabores infinitos para el vermouth de domingo, una selección de quesos para acompañar las cenas, unos refrescos azucarados y gaseosos para refrescar la garganta seca, unas palomitas rápidas de microondas para amenizar la tarde cinéfila del domingo, carne envasada para congelar e ir tirando durante la semana, pasta de trigo transgénico de todos los colores posibles acompañados de bricks de tomate frito y como no algún envase de comida preparada que nos facilite la comida cuando escasea el tiempo para cocinar.

Te ves reflejad@? Pues aunque sólo sea en 1 o 2 parámetros, ya te estás alimentando de manera inadecuada. Nada de todo lo descrito es saludable.

Tener una alimentación ideal es apostar por y para tu salud y llevarlo a cabo es muy fácil. Es básico y esencial no dejarse influir por los miles de mensajes de marketing que recibes a lo largo del día vía televisiva, en revistes o en directo, mediante las ofertas publicadas en cada pasillo que recorres llenando tu carrito de productos completamente dispensables para Ti y tu salud.

Es esencial entender que el nuestro cuerpo no está preparado para recibir tantos “alimentos industriales” sin nutrientes y repleto de toxinas. Un vez ingeridos, se ve obligado a empezar una lucha interna para poder aprovechar algún nutriente esencial, básico y necesario para mantenerte en vida, saturando al mismo tiempo la función de los órganos principales. Tus células necesitan nutrientes naturales para mantenerte sano.

Si no le das tú, quien lo hará? No lo hagas luchar y batallar hasta enfermar. El cuerpo es sabio y nos da señales que a menudo no escuchamos. Síntomas cotidianos como dolor de cabeza, flatulencias, malas digestiones, acidez, estreñimiento, diarrea, obesidad, hipertensión, apatía, tristeza, falta de energía, falta de agilidad y mucho más, son señales que indican que te frenar y ser consciente de que alguna cosa en tu interior no funciona correctamente y sólo Tú decides cuando empezar a sanar.

 

¿Qué DESCARTA la alimentación más beneficiosa?

 

–         El azúcar. Ya es considerado una droga. Te hace caer y recaer en tentaciones nada sanas y te genera una ansiedad descontrolada. Eleva la glucosa a niveles espectaculares generando picos de glucosa que pasado un rato bajarán en picado demandando de nuevo más dosis de azúcar. Una espiral sin fin que te hace entristecer y te resta amor propio.

–         El trigo y gluten común 100% transgénico, es decir, modificado genéticamente tantas veces posibles hasta llegar a ser un alimento “plastificado” como el que encontramos hoy día con dosis de químicos incorporados. Cambia el pan comercial por ejemplo por el de trigo ecológico o mucho mejor y lo que recomiendo a todos mis pacientes es probar otros cereales tan sabrosos y nutritivos como la espelta, kamut, Teff, quinoa, trigo serraceno, avena, etc.

–         La carne y el pescado envasado y de producción industrial y masiva, así como los embutidos de colores y formas. Estos animales son alimentados con comida inadecuada, crecidos con hormonas y llenitos de antibióticos. Pasa por el mercado de toda la vida, visita la carnicería y pescadería y compra variedades de calidad dentro de la categoría de ecológicos para la carne y salvajes para el pescado.

–         La leche de vaca y derivados, por los mismos motivos anteriormente descritos. Un líquido blanco que hormonas y antibióticos la convierten en una bebida a descartar para todas las edades, siempre y cuando no sea ecológica. Pásate a las bebida vegetales así como a los yogures vegetales ecológicos y toma semillas ricas en calcio y magnesio como el sésamo.

–         Olvida los envasados, enlatados, empaquetados, preparados, azucarados … y compra alimentos naturales, del campo a casa. Cambia el súper por el mercado de barrio y si este apuesta por productos de km O ya es la bomba!

–         Los refrescos comerciales, azucarados, gaseosos y químicos. Pásate a los licuados, agua con hielo y limón, agua con gas, batidos de fruta y verdura, té, infusiones.

–         Las grasas trans-saturadas que se depositan en tu riego sanguíneo generando placas de colesterol y otros como obesidad, ataques cardíacos, hígado graso y muchos más.

Si la bisabuela de tus padres viviera y la llevaras a un supermercado actual creo que le darías un buen susto. No reconocería casi ninguno de los productos que allí venden  y si probara alguno, estoy segura que la cara de asco e incomprensión sería completamente espectacular.

¿Cuáles son las BASES de la alimentación más beneficiosa para el humano? 

 

–         Fruta y verdura fresca orgánica y cruda en mayor medida.

–         Legumbres y cereales integrales y ecológicos.

–         Semillas crudas, germinados y opcionalmente superalimentos como la maca, espirulina, chía …

–         Frutos secos crudos y fruta desecada eco.

–         Plantas secas con acción  medicinal y terapéutica y todas aquellas especias como la cúrcuma, jengibre, orégano, pimienta cayena …

–         Aceite de oliva crudo, aceite de coco o de cualquier semilla como por ejemplo el de lino o sésamo.

–         Carne y pescado ecológica y/o proteína vegetal ecológica.

–         Bebidas vegetales ecológicas.

–         Estevia o endulzantes como las melazas, jarabes vegetales o miel de calidad.

–         Agua embotellada o de manantial.

 

Tomar una gran cantidad de alimentos crudos al día, es esencial para que el organismo funcione de manera óptima, siempre y cuando no se padezca algún síntoma o enfermedad que no lo permita. Es por esto que la fruta y verdura fresca y cruda ha de estar presente cada día en tus comidas. A más crudos, más salud !!!

Deja que un arco iris de colores llene tu nevera y las estanterías de tu cocina. Goza al 100% de las vitaminas, minerales, agua, fibra y miles de beneficios que te aportan los crudos. Sería ideal y perfecto poderlas comprar todas ecológicas o de huerto de referencia, aún así, si te es imposible económicamente, mira de comprar aquellas que se consumen directamente con la piel como el tomate, les verduras de hoja verde, champiñón, higos, pimiento, berenjena, etc. Otros como por ejemplo el plátano, piña, kiwi, manzana, pera, patata, calabaza, calabacín pueden ser de agricultura convencional. Un vez limpios, les retiras la piel y listos!

En cuanto a los productos de origen animal, aunque sean ecológicos, te recomiendo que poco a poco los vayas eliminando de tu dieta o si no es una alternativa viable para ti, reduce su consumo a 2 veces por semana, y si puede ser pescado antes que carne mejor. Si pruebas de eliminarlos al menos durante 1 mes, te darás cuenta de sus beneficios.

Si quieres vivir en salud, te has de alimentar con salud. Motívate, experimenta, cambia de hábitos, prueba a alimentarte correctamente durante 15 días y notarás la diferencia, y si no te ves capaz, no sabes como empezar, no sabes ver la parte fácil de todo esto, no te sabes organizar y cualquier “es que” que no te permita dar el primer paso : Cuenta conmigo. Por esto estoy aquí , para ayudarte siempre que me necesites.

Cuenta con Dietista Natural y vive naturalmente.

Sé feliz

Salud amigos

 

 

Foto: Tim Pannell