Conocer sus síntomas es fundamental para una pronta detección de esta enfermedad.

Muchas son las patologías que afectan al sistema digestivo como señal de un desequilibrio en nuestro organismo, siendo quizás una de las más comunes el colon irritable, un síndrome recurrente que altera la funcionalidad del tracto intestinal.

Como esta es una condición difícil de detectar mediante exámenes físicos, hemos decidido preparar una información especial sobre el colon irritable y sus síntomas, causas y tratamiento para que puedas estar atento a las señales más frecuente.

Antes de todo, ¿qué es el colon irritable?

También conocido como el síndrome del intestino irritablee (o SII, por sus siglas), el colon irritable es un cuadro o trastorno crónico que produce una sintomatología poco agradable, regular y cíclica caracterizada por cambios en el movimiento intestinal, períodos de estreñimiento o diarrea, gases y cólicos abdominales, entre otras manifestaciones.

A pesar de ser bastante molesto para quienes lo sufren, el SII no representa un peligro para la salud ya que:

  • No incide de forma negativa en otros trastornos intestinales.
  • No cambia el tejido del sistema gastrointestinal.
  • No predispone al paciente a otras enfermedades crónicas, como la diabetes o el cáncer.
  • No genera desnutrición, pero sí la pérdida inexplicable de peso.

Aun cuando no se han descubierto las causas directas que ocasionan este síndrome, sí se sabe que hay una relación de dependencia entre su aparición y el estrés, así como una relación directa entre su empeoramiento y una afección llamada inflamación alimentaria.

Se ha de tener en cuenta también que existen alimentos que modifican la motilidad intestinal haciendo al colon más sensible ante ciertos estímulos y cambiando frecuentemente sus contracciones, en especial en el caso de las mujeres quienes forman parte de la población más afectada.

Hablemos sobre sus síntomas

Los signos del padecimiento del color irritable se reducen al área gastrointestinal (estómago + intestino). Una persona puede sufrir esta afección crónica de forma asintomática, sin embargo, lo normal es que experimente los síntomas siguientes:

#1 Dolor abdominal

El dolor abdominal es uno de los principales síntomas del colon irritable. Comúnmente, es una sensación molesta de grado leve, pero su intensidad se puede elevar dependiendo de si la causa del SII es estrés o alguna alteración hormonal, por ejemplo.

Por lo general, es un dolor que no dura más de tres horas y tiene unas características que lo diferencian de los síntomas de otras patologías, como:

  • Se presenta como un dolor abdominal difuso, aunque puede enfocarse en un solo lado del abdomen (como el cuadrante inferior).
  • Lo normal es que desaparezca, o al menos se alivie, después de que el paciente defeque.
  • Se le ha descrito como un dolor tipo cólico y, en algunas ocasiones, punzante.
  • No interrumpe el sueño de quien lo experimenta.

#2 Cólicos y gases

Los cólicos y gases producidos por el SII se asocian a los cambios de la motilidad en el intestino. Las alteraciones en la flora y el ritmo intestinal dan pie a un aumento progresivo de gases causados por la descomposición irregular de los alimentos en el tracto digestivo, en especial en el intestino grueso.

Ya sea como consecuencia de una dieta pobre en nutrientes o del consumo de algunos alimentos que el cuerpo podría estar rechazando, tales como la leche, los aceites o frituras y el trigo, es normal que los pacientes se sientan hinchados y sensibles en el área abdominal por el aumento desmedido de gases.

#3 Saciedad prematura o precoz

Aunque no es un signo característico del SII, las personas que padecen de esta afección afirman sentir, o haber sentido algunas veces, una sensación de plenitud al comer que no es acorde a la cantidad de comida ingerida. A esto se le llama saciedad prematura o precoz y es originada por el desnivel y descompensación del funcionamiento de todo el aparato digestivo, con especial mención del área intestinal.

El dolor abdominal, la sensación de hinchazón y los gases podrían reducir el apetito de los pacientes. Es tanto así que quienes sufren de SII y son mayores de 50 años, suelen experimentar un cambio brusco de peso marcado por el adelgazamiento.

#4 Presencia de moco en las deposiciones

La presencia de mucosidad en las heces no es algo exclusivo del síndrome del colon irritable, pero sí podría ser causado por él, tanto que es usual advertirlo con facilidad en las fases de diarrea.

Al haber un desequilibrio a nivel intestinal, es normal que el moco, generalmente creado por el cuerpo para lubricar al sistema intestinal, aumente desmedidamente, de forma que se hace visible en las deposiciones.

Sin embargo, hay que prestar atención a este signo y a las manifestaciones que lo acompañan, puesto que su aparición también podría deberse a una infección o úlcera.

#5 Sensación de hinchazón abdominal

La sensación de hinchazón abdominal que va unida al color irritable es causada por la acumulación de heces y gases en el intestino grueso y delgado.

Este signo puede empeorar con la ingesta de algún alimento particular que altere el ritmo intestinal o cause inflamación alimentaria en el paciente. De ahí radica la importancia de prestar especial atención a la dieta diaria para descubrir qué podría empeorar, o mejorar, la sintomatología.

#6 Fases intermitentes de diarrea y estreñimiento

Las personas que sufren síndrome del intestino irritablee suelen pasar por períodos de diarrea y estreñimiento alternantes o al menos presentan deposiciones irregulares. Esto podría deberse a un desequilibrio de la microbiota intestinal y a la pérdida de la diversidad bacteriana necesaria para la formación de evacuaciones regulares.

Las fases de diarrea y estreñimiento, aun cuando son comunes, no suelen ser duraderas. De hecho, no superan los tres días.

#7 Otros síntomas

Además de los ya descritos, los pacientes diagnosticados con el síndrome del colon irritable pueden sufrir de otros síntomas relacionados o no con el sistema digestivo, como:

  • Pirosis o ardor torácico.
  • Sensación de deposiciones incompletas.
  • Incontinencia fecal, en especial en períodos de diarrea.
  • Menstruaciones dolorosas.
  • En algunos casos, náuseas y vómitos.

TRATAMIENTO DEFINITIVO para el colon irritable y sus síntomas

El tratamiento que se puede llevar a cabo para aliviar los síntomas del síndrome de intestino irritable es multifocal y dependerá de las manifestaciones que presente el paciente. Dentro de las recomendaciones generales de los especialistas encontramos:

  • Modificar la alimentación tratando de incluir alimentos sanos.
  • Descartar a través del TEST DE LA INFLAMACIÓN INTESTINAL http://www.dietistanatural.com/test-de-la-inflamacion-alimentaria/ los grupos alimentarios que causan la sintomatología y la afección del SII sea originados en un bajo umbral de tolerancia a ciertos alimentos, lo que se conoce como inflamación alimentaria. Test verificado, avalado por científicos, centenares de estudios que lo acreditan y con unos resultados excepcionales de mejora y desinflamación.
  • Descartar también otros trastornos de la flora intestinal, infecciones, desequilibrios hormonales y la gastroenteritis como causa de los síntomas.
  • Disminuir el consumo de sustancias que contengan cafeína, grasas y frituras y alcohol.
  • Evitar períodos de estrés para no causar alteraciones en la flora intestinal.
  • Aumentar el consumo de alimentos probióticos, como el yogur.
  • Hidratarse lo suficiente en caso de diarrea.

¿Cómo influye la alimentación en los pacientes de color irritable

Somos lo que comemos. Muchas veces esta patología se ve afectada notablemente por ciertos alimentos que causan en la persona una inflamación pero, lejos de lo que se piensa, esto no significa que debemos dejar a un grupo alimenticio de lado. Tan solo tenemos que reeducar a nuestro cuerpo para que absorba los nutrientes sin que se genere inflamación y otros síntomas molestos.

Esto puede lograrse gracias al TEST DE LA INFLAMACIÓN ALIMENTARIA http://www.dietistanatural.com/test-de-la-inflamacion-alimentaria/, un método novedoso que permite llegar al fondo del problema identificando de forma eficaz qué tipo de alimentos están causando la inflamación alimentaria para luego poder realizar una adecuación apropiada de la dieta.

Sin duda, recuperar el umbral de aceptación de todos los alimentos y modificar la alimentación impactará de forma positiva en cada uno de los síntomas del síndrome del intestino irritable, haciendo mucho más llevadera la enfermedad.

Si estás interesado o decidirte en realizarte el TEST DE LA INFLAMACIÓN ALIMENTARIA que está ayudando a sanar a miles de personas, haz clic aquíhttp://www.dietistanatural.com/shop/producto/test-de-la-inflamacion-intestinal-alimentaria-veracidad-comprobada-sello-de-calidad/

Texto editado por Inflamación Alimentaria