Haces, ¿Y porque lo haces?                     No haces, ¿Y porque no lo haces?

Verde, ¿Y porque verde?                          Rojo, ¿Y porque rojo?

Llamas, ¿Y porque llamas?                      No llamas, ¿Y porque no llamas?

Lluvia, ¿Y porque lluvia?                          Calor, ¿Y porque calor?

Pescado, ¿Y porque pescado?                  Lechuga, ¿Y porque lechuga?

Lloro, ¿Y porque lloras?                            Río, ¿Y porque ríes?

 

En cada momento todo ES como ES. Aceptarlo es nuestro aprendizaje.

 

Todo lo que está de tu mano, puedes darle la forma que quieras.

Todo lo que está en manos de otros, acéptalo y disfrútalo. No hay elección

 

¿Le vas a preguntar al tiempo porque ha decido llover hoy?

Disfruta de la lluvia. No pierdas el tiempo.

¿Le vas a rebatir a alguien porque no hizo algo?

Si no lo hizo es porque en el momento en que decidió no hacerlo era su mejor elección. Acepta con aceptación.

¿Te vas a quejar a la rana porque es verde en lugar de rosa?

Simplemente porque la naturaleza la creó así y jamás se cuestionó ser de otro color. Alucínate con ella.

 

Tenemos el hábito de  des-aceptar gran parte de las situaciones que nos rodean. ¿Te has fijado cuantas veces al día te percibes quejándote de situaciones que simplemente son?

El tráfico, el ladrido del perro, la ropa en el suelo, el viento, no encontrar aparcamiento, el carro del supermercado con la rueda torcida, cuando se estropea la cafetera, la luz, la música, la tos del compañero.

¿De qué te sirve la queja? Acepta que todo esto ha decidido SER así para Ti y con un motivo que debes averiguar como si de un juego se tratara. Dale la vuelta y entiende que tras ese SER SIENDO, existen otras nuevas formas de hacer y ver lo que nos rodea. Somos animales de hábitos y el mismo hábito nos hace enloquecer cuando decide SER de otra manera. La vida es un juego y hay que saber interpretarla.

¿Se te ha estropeado la cafetera? Alégrate! Seguro que te espera una experiencia maravillosa en el bar de la esquina.

Shhhhht… calma…

Deja de buscar motivos y acepta que SEGUIRÁ SIENDO lo que ES en cada momento aunque decidas que no es de tu agrado. Las personas más felices son las que han aprendido a aceptar las situaciones tal y como se dan.

Observa y experimenta que tu bienestar reside en ello: En dejar de buscar, empezar a aceptar y vivir gozando de las maravillas que nos rodean.

SORPRÉNDETE SIENDO Y DISFRUTANDO DE CADA MOMENTO, SEGUNDO, SITUACIÓN, PERSONA, ANIMAL O COSA.

La experiencia me la cuentas en unos días 😉 Te aseguro que tu mundo va a dar un giro de 360 grados desde el momento en que practiques la GRATITUD de las cosas que simplemente deciden SER.

 

Gracias, gracias, gracias

Mylenne

<3 <3 <3