HABLEMOS DE AZÚCAR Y SACARINAS

Vas a tomar un café y no sabes que endulzante usar? Tienes dudas? Es un hecho habitual que acostumbra a pasar entre la mayoría de personas que buscan cuidarse. Te han hablado bien de uno pero mejor de otro, pero al final te decides por un sobre de azúcar blanco para evitar confusiones.

Hagan sus apuestas y al final del artículo elijan 😉

Empecemos por un poco de historia. Poco después del año 600 A.C. El Imperio Persa descubrió el azúcar. Entonces un trozo de azúcar era considerado como una rara y muy preciada droga que sólo los más ricos podían conseguir. La llamaban Sal India y Miel sin abejas. Era muy cara.

Actualmente Escocia, Australia y EEUU son los principales países más potentes en consumo de azúcar a nivel mundial, exactamente 150kg por persona al año. Una barbaridad!

El azúcar actual se obtiene del azúcar de caña o de la remolacha mediante un proceso químico múltiple al cual se le añade cal viva. No tiene ningún valor nutritivo, podríamos decir que es anti-nutritivo. La razón es porque el azúcar en su estado natural, como por ejemplo el que encontramos en las frutas, va acompañado de vitaminas, fibra, minerales y enzimas principalmente, pero el que encontramos en la comida artificial o industrial no va acompañado de ningún nutriente, sólo ofrece energía vacía y además actúa robando determinadas sustancias imprescindibles de nuestro cuerpo como el  magnesio, vitamina B y sobretodo calcio (razón de muchas descalcificaciones, artritis, caries) para que el cuerpo regule de nuevo el ph de la sangre acidificado por reacción.

¿Cómo actúa nuestro cuerpo tras su consumo?

El azúcar es metabolizado por nuestro páncreas gracias a la acción de la insulina, que tiene el papel de regular la glucosa de nuestro cuerpo para mantenerla a ralla. Cuando tomas azúcar, tus niveles de glucosa se elevan y el páncreas produce insulina para bajarla. Si tomas azúcar constantemente, a lo largo del día, causa lo que se denomina “efecto montaña rusa”. Cuando el páncreas se satura funcionalmente, por un exceso de trabajo, aparece la diabetes.

 

Clases de endulzantes, artificiales y naturales, de consumo habitual.

 

ARTIFICIALES

Sacarina (1879)

Fue el primer endulzante acalórico artificial descubierto de forma casual. Presentaba un sabor extremadamente dulce. Es de 3 a 5 veces más dulce que el azúcar blanco. Más tarde se descubrió que procedía del alquitrán. Actualmente se obtiene mediante síntesis química del tolueno o de otros derivados del petróleo. En 1981, la sacarina, entró a formar parte de las 169 sustancias cancerígenas establecidas por las autoridades de los EEUU, aún así,  no fue prohibida. En 1999, fue eliminada de la lista desmintiendo su efecto cancerígeno.

Ciclamato monosódico (1937)

Es un edulcorante acalórico artificial 50 veces más dulce que el azúcar blanco. Químicamente muy estable. Usado principalmente en bebidas carbonatadas, yogures y como edulcorante de mesa. Se estudiaron efectos cancerígenos y más tarde fueron desmentidos. Hoy día, 55 países lo han aprobado.

Aspartamo (1965)

Es un edulcorante acalórico artificial de 150 a 200 veces más dulce que el azúcar. Usado como edulcorante de mesa, postres, helados y congelados, gelatinas, bebidas y chicles. Tras un estudio con 1800 ratas se afirmó que era un producto cancerígeno. Más tarde fue desmentido.

 

NATURALES

Azúcar de caña

Azúcar extraído naturalmente de la misma caña de azúcar. Es integral y va acompañado de fibra, vitaminas y minerales. Su textura física es de grano marrón y ligeramente enganchosa e húmeda.

Azúcar moreno

Su base es el azúcar refinado (blanco) tintado con melazas para ofrecer un color marrón igualando el aspecto del azúcar auténtico de caña. Este es una estafa en toda regla. No contiene ningún tipo de nutriente, no es integral y es igual de perjudicial que el azúcar blanco. Su textura es completamente seca y nada húmeda ni enganchosa.

Azúcar blanco

Azúcar de caña refinado, es decir, le han eliminado todos los nutrientes beneficiosos que lo rodean. Eleva la glucemia exageradamente y crea una adición desmesurada. El consumo excesivo es el causante de diabetes, precursor del cáncer (las células cancerígenas se alimentan básicamente de azúcar), obesidad, caries, etc. Tras estudios científicos, el azúcar blanco es la considerada nueva droga legal.

Miel

Si es de buena calidad tiene buenísimas propiedades, aunque hay que afirmar que eleva bastante la glucosa en sangre. Contiene minerales, vitaminas, antioxidantes y enzimas.

La de mala calidad o industrial no tiene muchas propiedades y es una práctica común actualmente la de alimentar a las abejas con azúcar para que produzcan una miel más dulce todavía.

Estevia

Edulcorante 100% natural y acalórico. Sus hojas son 30 veces más dulces que el azúcar y en extracto lo es 200 veces más. Ideal para diabéticos. Regula los niveles de glucosa. Reduce la ansiedad por los dulces. Es un hipotensor suave.

Truvia

Producto producido por Coca-Cola, es una imitación barata de la estevia. Hay que decir que NO tiene ninguno de los beneficios de la estevia. Truvia está considerada un endulcorante natural compuesto por sólo un 20% de Estevia y un 80% de Eritritol (polialcohol natural que aumenta la glucemia en sangre. Ojo! Con los diabeticos, pues no deberían tomarla). Del 20% de estevia un 0% es esteviósido, el único componente de la estevia que le ofrece los beneficios antes comentados. Por tanto si consumes Truvia, a parte de aumentar la glucemia no estarás beneficiándote en ningún aspecto.

Como se puede comprobar, en el caso de los edulcorantes artificiales, las leyes cambian según conveniencia. Los mejores para el consumo son, por orden de preferencia: Estevia, miel de buena calidad y azúcar de caña.

En otro post os hablaré y os presentaré una lista de endulzantes naturales que podéis usar en substitución al azúcar como la panela, azúcar de coco, azúcar mascabo y sirope de ágave entre otros.

Ahora eres tu quien decide. Natural o artificial? 😉

Salud amig@s