NO TE ETIQUETES

Vivimos en una cultura de etiquetas. Así nos han mal-educado.

Etiquetarnos nos hace sentir que pertenecemos a un grupo colectivo con el que compartimos características similares. Hay tantas etiquetas que al final nos ahogamos y quedamos sin identidad. Ante todo somos personas y no productos que necesitan ser etiquetados para saber de qué están compuestos. Término que personalmente creo, es indispensable entender con coherencia.

Etiquetar no deja de ser otra manera de juzgar. Juzgar para bien o para mal, pero al menos catalogar de algo a alguien.

¿Cuantas etiquetas llevas encima? O mejor dicho: ¿Cómo te han ido etiquetando a lo largo de tu vida?

          Flexiteriano, vegetariano,vegano, ovolacteovegetariano, lacteovegetariano, ovovegetariano, omnívoro

          Heterosexual, asexual, homosexual, transexual …

          Gordo, flaco, obeso, normal o un entremedio

          Tonto, listo, vago, raro, inteligente, avispado, sabelotodo o quizás te falta un hervor

          Alto, bajo, normal, gigante o enano

          Pijo, hippie, gótico, rapero, quillo, punk, conservador

No eres tu etiqueta ¡no te las creas!  Solo ERES. Eso es lo importante.

Todo lo estático puede ser etiquetado. Una persona es cambio constante y no necesita de previo etiquetaje.

Las etiquetas generan ansiedad y te ubican en peldaños que a veces no compartes, porque al fin y al cabo somos una variedad de calificativos que nos han ido colgando a lo largo del camino de nuestra vida y nos los hemos creído.

Pero NO ERES eso! Eres simplemente lo que eres ahora, en este mismo momento, sin necesidad de clasificarte en una lista de palabras y colgártelas del cuello llevándolas encima allí donde vas.

De pequeño te etiquetaron como el raro de la clase y te lo hicieron creer en tal medida que hoy, después de todos esos años sigues creyendo y actuando como el raro. NO, NO ERES ESO. Tampoco eres el gordito de la familia, término que inconscientemente no te deja adelgazar por perder esa identidad familiar. Tampoco eres el “que nunca conseguirá nada en la vida”, no te lo creas! Porque si te lo crees estás destinado a confirmarlo, ya que te resguardarás tras ese vestido de fracasado.

Muchos de nosotros, por no decir todos, somos o hemos sido lo que nos decían que éramos. Vamos cambiando a lo largo del camino pero todos los venenos son igual de malos.

Entre todos, tenemos opiniones distintas y clasificamos según nos han enseñado. Lo que para unos era el raro de la clase, para otros era el que genuino y el auténtico. La primera etiqueta es negativa y las otras dos positivas. Las etiquetas positivas dan valor a la persona y hacen crecer el ego enriqueciéndolo, o no (solo hace falta observar a aquellos famosos que han llegado a extremos no tolerables por la sociedad). Las negativas te destruyen y persiguen para siempre si no decides detenerlas.

No creo en las etiquetas pero ya puestos a ello, os voy a pedir una cosa. Si etiquetas que siempre sea en positivo.   

 

Este artículo es una mera opinión personal expresada públicamente.

Gracias, gracias, gracias

Mylenne